jueves, 17 de julio de 2008

la litEratua

Mi indisimulado placer por lo fantástico y lo desaforado siempre descansó en la firme creencia de que una historia no es mas que el fantasma de una vida. O vicevErsa. La Literatura es una calle de doble mano. Y las vidas cuando mueren, si tienen suerte, se convierten en historias. Y algunas ficciones, con el correr de los años, pueden llegar a confundirse y extraviarse en las rutas de lo verídico. Se empieza de un lado al otro. Y me confiEso alumno de la primera escuela y hay un instantE sublime en que ambas posibilidades se funden en una y es ahí cuando se intuye, apenas, la grandeza y el horror de la literatura. No hay que pensar demasiado en todo esto, claro. (…).


La verdadera función del escritor –su sola razón de ser, su sencilla manera de serle útil a la sociedad- es entonces la pacientE y placentera observación y el meticuloso registro de semejante fenómeno. Espiar desde una curva del camino, escondido detrás de un cartel, cronómetro en mano y determinar, sí, i versión privada de lo que creo haber entendido se trata de la velocidad de las cosas: el tiempo exacto que le lleva a una vida convertirse en historia y a una persona mutar en personaje. Seguirla y seguirlo en su viaje. Ponerla y ponerlo por escrito…


La velocidad de las cosas, R. Fresán

No hay comentarios:

Loading...